Templo de San Agustín

Este conjunto arquitectónico es el más original y el de mayor expresión artística que los agustinos edificaron. La construcción se llevó a cabo entre los años 1731 y 1745 en un estilo barroco excepcional.

Es considerado como uno de los conjuntos más hermosos de la ciudad y el conjunto agustino más bello de Nueva España.

Su magnífica portada, semeja un gran retablo de estilo barroco; está enmarcada por columnas salomónicas que sirven de resguardo a los nichos, donde se observan las esculturas talladas en cantera de: San Agustín, San Francisco, la Dolorosa, San Juan, Santa Mónica y Santa Rita, bellamente concebidas, pues en sus ropajes parece adivinarse cierto movimiento. Destaca en la composición la admirable imagen de Cristo crucificado conocida como el Señor de la Portada.

El templo de un notorio estilo barroco nos dice de la importancia que la Orden Agustina le daba a la construcción de sus casas, y, especialmente en sus templos en donde el esplendor y gusto por la estética se manifestaba.

El interior del Templo, muestra sencillos altares producto de las remodelaciones hechas en el siglo XIX que acabaron con los antiguos altares barrocos. Especial atención merece la cúpula del templo, que en su parte exterior está adornada con azulejos y rodeada de una interesante banda de angelillos músicos que visten atuendos indígenas.

El diseño se basa en la tradicional cruz latina, en el altar mayor destaca la Virgen de los Dolores, a quien está dedicado el templo.

Las pechinas que normalmente son pinturas sobrepuestas o pintadas directamente, aquí en San Agustín de Querétaro vemos que, para no romper con la armonía de la cantera, se colocaron cuatro santos de bulto, como se les llama a las esculturas de los santos.

La primera representa al apóstol San Andrés, en la segunda vemos al apóstol Santiago el mayor, en la tercera a San Pedro, la piedra que soporta a la Iglesia y en la cuarta aparece el apóstol San Pablo.

Bellos en verdad son los trabajos de cantera en este recinto. Aquí vemos varios detalles de la parte alta de las columnas que sostienen a la cúpula. La cúpula con ese efecto tan particular que le dan las pechinas tridimensionales.

En uno de los altares laterales está esta hermosa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

Estando en Querétaro este templo, formaba parte de la provincia de San Nicolás de Tolentino, a cual vemos en una de las comunes representaciones que de él hay en el momento de la autoflagelación.

El patio tiene una fuente central y cuatro arcadas de dos niveles que limitan el lugar formando un cuadrado, cada una tiene cuatro arcos diseñados a la perfección y un sin fin de detalles que envuelven sus pilares; múltiples figuras talladas en cantera rosa, imágenes de santos y una orquesta de ángeles, son los más trabajados y exquisitos del barroco del siglo XVIII.

Descrito también por muchos como “El edificio que canta”, el claustro del ex convento, el más bello de América, actualmente alberga al Museo de Arte y brinda al público en general, un gran número de obras plásticas de diversos artistas de la región, del resto del país y del extranjero; así como varias muestras temporales y actividades encaminadas a la cultura.

Dirección postal

Dirección postal:

Pino Suárez 18, Esquina Ignacio Allende, Colonia Centro, Querétaro, Querétaro, México

GPS:

20.590634, -100.39337699999999

Teléfono:
Click en el botón para cargar mapa

Deja una reseña

Nivel de Interés
Arquitectura
Relevancia Histórica
Edo. de Conservación
Precio
Publicando...
Tu calificación se ha enviado con éxito
Por favor, rellena todos los campos
Captcha check failed